El reto de la realimentación háptica en la firma realizada con el dedo

Uno de los aspectos que diferencian la firma digitalizada avanzada de la firma electrónica avanzada basada en el uso de claves y certificados es el carácter de inmediata de la primera frente al de mediata de la segunda.

En efecto, en el caso de la firma electrónica basada en certificado, es preciso utilizar un instrumento técnico que realiza las funciones criptográficas bajo el control del firmante (posiblemente, la posesión de un dispositivo criptográfico tal como una tarjeta chip y su activación mediante una clave), lo que lo asemeja al uso de un sello en el ámbito de la diplomática. Por ello es una firma mediata.

En el caso de la firma digitalizada el firmante usa un útil de escritura semejante a un bolígrafo, lapicero o pluma estilográfica y plasma la firma trazándola en la superficie de un dispositivo idóneo tal como una tableta digitalizadora o un smartphone. Por ello es una firma inmediata.

Sin embargo, las posibilidades de los dispositivos digitales se siguen ampliando y en la actualidad permiten ofrecer realimentación sensorial del sentido del tacto simulando texturas, vibraciones, sensaciones de presión, que no eran posibles en objetos pasivos (más allá de sus características intrínsecas).

Es por ello que surgen nuevos retos para los peritos calígrafos y documentóscopicos que deben ampliar su campo de estudios para modelizar la vinculación neuronal de una persona con su firma cuando la traza con el dedo, sin el apoyo de un útil de escritura.

Esto puede afectar a la habitualidad y los automatismos desarrollados en el contexto de un medio (el uso del lápiz con el que realiza el trazo) cuando se utiliza otro (la firma sin intermediario físico alguno).

Sin duda, muchos de los reflejos se mantienen (lo mismo que cabe presumir de la firma de un pintor cuando usa un pincel cuya realimentación tactil es completamentamente diferente a la de un instrumento de escritura más duro). Pero ¿cómo dirimir en ese caso la controversia cuando las firmas falsas y las auténticas se parecen? ¿Qué criterios podrían marcar el camino para establecer que una firma realizada con el dedo es verdadera o falsa?

Las nuevas tecnologías hápticas supondrán un reto creciente en el ámbito forense conforme se generalice su uso.

 

 

This entry was posted in Aspectos técnicos, Captura de Firma, Firma autógrafa, Firma digitalizada, Firma táctil, Peritaje. Bookmark the permalink.

Comments are closed.